dimecres, 10 de març de 2010

EL castell de vidre



Una història commovedora, d’una sensibilitat extraordinària, que no es pot deixar de llegir. Comparada a Charles Dickens i a Frank McCourt , ha venut més d’1 milió i mig de llibres. Créixer a la família Walls no és fàcil. Ni per a la Jeannette ni per als seus tres germans. Però a voltes és màgic. Fabulós. Quan la mare fa d’artista i oblida que odia la domesticitat. Quan la fantasia de les històries del pare fa oblidar la pobresa, la gana, el fred, els pantalons foradats amb els genolls pintats perquè no es noti, els viatges per l’Amèrica profunda de casa miserable en casa miserable. Quan està sobri.Però la Jeannette creix, i aprèn que la vida és complicada, i que el castell de vidre amb què han somniat tota la vida ella i el seu pare potser no es construirà mai..

2 comentaris:

Xisca ha dit...

¿Qué escribir sobre este libro que me maravilla?

Una infancia totalmente distinta a la que nosotros pudimos llevar...

Una educación totalmente diferente...

Una vida rica en experiencias...

...la vida de una superviviente...

...a pesar de todo.

¿Qué nos queda? La valentía.

¿Quién dijo que no se puede salir del ambiente que nos rodea y en el que hemos crecido para encontrar una vida mejor?

Es posible, aunque parezca que no, se puede... Jeanette pudo... Sólo hace falta ser valiente y que el hada de la suerte nos espolveree un poquitín con sus polvos mágicos.

Mientras tanto, como dice una frase del libro...

"La vida tiene su parte de tragedia y de comedia"

Riámonos por el camino.

Muchos besos.

sandra beatriz ha dit...

El nombre del libro es toda una revelación. El castillo tan grande e imponente que refleja los sueños de un patriarca familiar y el cristal hecho añicos de la fragilidad de la infancia de sus hijos, nos muestra como a través de esos pequeños trozos de vida e ideales se puede construir un futuro a base de mucho esfuerzo, voluntad y autodeterminación.
La "cabra montesa" y sus hermanos luchan para cambiar su destino y descubrir que al fin y al cabo todos estamos hechos de una amalgama de recuerdos claroscuros... y que también son parte de lo que somos