dimarts, 12 de maig de 2009

El sol dels Scorta



El sol dels Scorta va guanyar el Premi Goncourt el 2004 i és obra de Laurent Gaudé, un jove novel.lista i dramaturg francès.La crítica deixa el llibre pels núvols, la majoria el qualifica d'obra mestra. L'argument no té gaire res de nou: explica la vida de membres de les generacions d'una mateixa família en un petit i calorós poble al sud d'Itàlia. Tot succeeix entre el 1875 i l'actualitat. Diverses generacions dels Scorta centren l'acció a Montepuccio, un poble miserable del sud d'Itàlia. El poblet està situat sobre el mar, rodejat de quatre turons i unes quantes oliveres sobre les quals cauen els implacable però nutrients rajos de sol.

18 comentaris:

Anònim ha dit...

A todos vosotros:
Disfruto leyendo, soy una privilegiada, hoy me encuentro en Montepucio pasando demasiado calor, pero he estado en otros sitios igualmente maravillosos; hace apenas 15 días estuve en el Caribe en un crucero por el rio y anteriormente me trasladé a Japón para saborear una ensalada de sandia y lo creais o no, cuando conseguí llegar a Egipto estuve acompañada por una persona muy importante, Sinuhé.
Siento como mio todo lo leido
Queria compartirlo
Cada día me dispongo a ser feliz.

Anònim ha dit...

Gracias por tu mensaje.
Sonidos y paisajes, palabras y fábulas, personajes y sueños, como notas musicales, tejen redes ligeras..., vibrantes pentagramas espacio-temporales con la amplitud de la Rosa de los vientos.

Club lectura Ca'n Salas ha dit...

Anónimo no olvides que también estuviste en el barrio parisino de Belleville con una Una vieja prostituta judía, superviviente de Auschwitz.
Me encanta que lo compartas con nosotros y espero que tu estancia en Montepucio sea agradable a pesar del calor.
Un beso a tod@s

Xisca ha dit...

Mis queridas anónimos, demasiado bonitos vuestros comentarios para ser anónimos, tenedlo en cuenta.

Yo que soy más práctica ;-) (vosotras me dais envidia sana, ojalá yo escribiera así) felicitar a María José pq una vez más se ha superado. Maravilloso libro que me transporta a otro lugar del mundo.

Ese hombre que llama a la puerta de una mujer y la arrebata (cdo habitualmente sólo pican a la puerta las compañias telefónicas para ofrecer el adsl).

Ese banquete junto al mar con blancas y vaporosas vestiduras blancas. Maravilloso compartir. Sensación de bienestar.

Recordando a aquella actriz de "Las chicas de oro", nuestra querida Sofía. Todos hemos reído con ella. El libro me la recordó.

Me gusta el libro. Me gusta el autor. Muy interesantes ambos.

Espero que lo esteis disfrutando tanto como yo. Un beso a todos.

Francisca ha dit...

A primera hora de esta mañana con la tranquilidad que solo pueden ofrecer estos momentos robados a las obligaciones diarias,me he sumergido en las vidas de la familia Scorta, de tal manera que me ha sido dificil pararme en la pag. 127, como vosotros me ha quedado en mis sentidos el olor y sabor del mar, y la sensación de no estar sola, de pertenecer a una gran familia donde alguien cuida de mi. Gracias Maria José por tu elección.

Club lectura Ca'n Salas ha dit...

Francisca a mi me ha pasado lo mismo, no podía parar de leerlo. He estado apunto de saltarme la norma.( pero se iba a notar mucho que lo había leído). Me gusta tanto su prosa.
Xisca también lo estoy disfrutando...y ese banquete una delicia.
Nos vemos a la tarde.
Besos

Anònim ha dit...

Sinfonía de agua, aire y fuego, con sabor a mar. Ahí en el "trabucco", comunión de destinos, como las aves que anidan en el hueco del acantilado. Aún me relamo del risotto mirando el horizonte.
Me ha gustado el desfase temporal entre la narración de Carmela y la de la acción. Y muchas cosas más...
Disculpad que no haya venido, pero tengo un curso, me hubiera encantado oiros comentar el libro, para paladearlo junt@s.
¡Ah!, de "La vida ante sí": majestuosa y etérea -con todo su torpeza- la prostituta descendiendo las escaleras con su kimono rojo para recluirse a morir
en su refugio, el cuartucho polvoriento.
Y gracias al primer anónimo, me emocionaste.
Xisca me troncho.
Bes@s
Cristina

Anònim ha dit...

-¿Cómo puedo seguir siendo la misma después de la bellísima lectura del libro de mi "ya" amigo Laurent Gaudé?.
La lección de humanidad que destila la narración, contribuye a cimentar en mi, aún más si cabe , la importancia de las pequeñas cosas.

el gadita Luciano ha dit...

Perfecto! una obra maestra, muy buena elección! Por fin me estreno en este blog y que mejor que con la familia Scorta. He disfrutado con esta familia pero bajo el sol de Palma (leyendo el libro en la playita, je je). Me encanta este club de lectura y seguro que pasaré momentos felices y no sólo leyendo sino compartiendo con vosotros las tardes de los miercoles ( tardes-noches con los cafelitos, cenitas y copitas...) Saludos Scortas!!

Xisca ha dit...

"Cuando el sol reina en el cielo y hace crujir las piedras, no hay nada que hacer. Amamos demasiado esta tierra. No da nada, es más pobre que nosotros, pero cuando la calienta el sol, ninguno de nosotros podría dejarla. Hemos nacido del Sol. Llevamos su calor dentro. Ha estado ahí desde que nuestros cuerpos tienen memoria, calentado nuestra piel de recién nacidos. Y no cesamos de alimentarnos de él, de masticarlo con todos los dientes".

El resumen del libro, esas palabras.

Los personajes fantásticos, fuertes, valientes, con sangre en las venas, Luciano, Carmela, Maria Carminella, Don Salvatore. Deberíamos ser así hoy en día y no ser tan conformistas con todo. Luchar por lo que queremos... hasta conseguirlo, que se puede...

Espero que lo hayais disfrutado tanto como yo. Muchos besos a todos y gracias por compartirlo.

Me reitero, please, que el anónimo deje de serlo guapa, que el mundo tiene q saber q esas palabras son tuyas.

Mi querida Pilar. Ese comienzo del capítulo 6 debería titularse el retorno de Luciano... ;). ¿No crees?

BESOS. NOS VEMOS.

Club lectura Ca'n Salas ha dit...

Para mi el poso del libro es este: "-Ya sabéis que todo el pueblo nos llama "los callados". Dicen que como somos hijos de la muda, la boca nos sirve para comer, pero no para hablar. Bueno, enorgullezcámonos de ello. Si vale para mantener alejados a los entrometidos y hacer rabiar a esos idiotas, bienvenido sea el mote. Pero que ese silencio sea para ellos, no para nosotros. Yo no he vivido todo lo que habéis vivido vosotros. Es probable que me muera en Montepuccio sin haber visto otra cosa del mundo que las resecas colinas de nuestra tierra. Pero ahí estáis vosotros. Sabéis muchas más cosas que yo. Prometedme que les hablaréis de ellas a mis hijos. Que les contaréis lo que habéis visto. Que lo que aprendisteis durante vuestro viaje a Nueva York no desaparezca con vosotros. Prometedme que cada uno contará una cosa a mis hijos. Una cosa que haya aprendido. Un recuerdo. Una vivencia. Hagámoslo los unos por los otros. De tíos a sobrinos. De tías a sobrinas. Un secreto que mantengáis guardado y que no contaréis a nadie más. Algo sin lo que nuestros hijos serían como cualquier otro Montepucciano. Que no sabe nada del mundo. Que sólo conoce el silencio y el calor del sol". (p.123-124)
Esa promesa que hacen en ese día que permanecerá en el recuerdo es preciosa.
Yo me quedo como el anónimo con el placer de las pequeños momentos, la importancia de las pequeñas cosas. Esas reuniones familiares, que siempre perduran en el recuero.
Bueno gaditano, me alegra que te haya gustado el libro y que te encante el club.
Xisca veo que te ha dado mucha fuerza el libro., y que el primer personaje te ha ¡impactado¡
Cristina esta bien eso del desfase temporal en la narración. Qué lastima no hayas venido, y perdernos tus buenos argumentos.
Besos a tod@s y os espero el miércoles, que será el antepenúltimo ( que triste), pero seguiremos con el club social de Pilar.

Anònim ha dit...

club social? Quién tiene un trabucco?
Gracias Maria José. Muy buena elección "El sol de los Scorta":
Tenaces comedores de sol, que se autoinmolan para renacer como el ave Fénix.
Bes@s
Cristina

Caballero ha dit...

el Sol de los Scorta nos atrapa desde la primera página, y nos sumerge en un mundo que reivindica la belleza de lo simple para paliar ese dolor que a veces nos acompaña como un doble inseparable a lo largo del camino que dibujan nuestras huellas al adentrarnos por ese sendero que no nos permite volver atrás; ese camino apasionante al que llamamos vida.

Ricardo ha dit...

Hola a todos.
Aqui estoy, en el club desde Madrid como prometí. Me acabé con un poco de retraso "El sol de los Scorta". Me ha gustado mucho la forma en la que retrata esa región de Italia(con bastantes similitudes a algunas zonas de España). Los personajes aunque fuertes son todos desdichados. Por cierto esa exaltación que el libro hace del trabajo y el sudor como medio para llegar a la felicidad... no me termina de convencer.
Muchos besos esperando acompañaros en el próximo libro

Xisca ha dit...

Verdaderamente, Ricardo, ahora que lo dices, yo pienso como tú:

¡Soy más feliz cuando no trabajo!
;-).

Muchos besos desde Mallorca.

Club lectura Ca'n Salas ha dit...

Qué bien, tenerte de vuelta al club, y compartir los libros contigo.
Yo no he interpretado el libro como tú “conseguir la felicidad a través del esfuerzo y sudor”, sino el afán de superación, de volver a empezar una y otra vez para dar significado a la vida, quizás es complicado, no sé. Pero me alegra que te haya gustado.
Ahora vamos a tener un encuentro con autor. Y ya finaliza el club esta temporada, Aunque quieren seguir haciendo reuniones este verano.
No obstante seguiré recomendando libros.
Un saludo de parte de tod@s, y te echamos de menos, pues tus observaciones son muy enriquecedoras.
Saludos

matilde urbach ha dit...

Hola,
Llegia els vostres comentaris sobre El sol dels Scorta, i vaig haver d'aconseguir-me un exemplar. Estic disfrutant molt, així que moltíssimes gràcies.
Salutacions des de Vic, que encara no té mar.

Anònim ha dit...

Hola a tod@s!
Soy nueva por aquí y sólo con leer vuestros comentarios, me apetece mucho leer este libro.
Voy a hacerme con él en cuanto pueda.

Un saludo,
Moixeta.